No és per anar a la guerra que ens retallen els drets socials

Aquests dies els mitjans de comunicació de masses presenten una realitat molt complicada. Per una banda han de saber gestionar tres notícies d’elevadíssima prioritat; però és clar que la primera notícia només pot ser una. Per una altra banda les tres notícies tenen unes relacions perilloses per als gestors d’aquest desgovern.

El títol de l’entrada ja dona una pista sobre una de les relacions: per una banda estan gestionant “la crisi” econòmica retallant drets socials i per altra banda no se’ls cau cap anell per a gastar-se molts recursos en una guerra. De fet, les despeses militars no semblava que estiguessin patint cap retallada.

L’altra relació perillosa entre dues notícies és el futur de l’energia nuclear. Fins fa poc el lobby Nuclear gaudia d’una salut prou bona com per a aconseguir tots els seus objectius sense que la minoria activista ecologista i la majoria de la opinió pública ho pogués evitar. Com que els nostres governants són la veu de l’amo (de les centrals nuclears) no els interessa que se’n parli massa d’aquest tema. És per aquest motiu que si es compara la informació de Fukushima dels mitjans de comunicació de masses amb mitjans alternatius com ara Ecodiari o crisisenergetica, el contrast és brutal. Els primers només transmeten un missatge de tranquil·litat que aviat estarà tot resolt, tot i que la realitat els superi dia rere dia.

I finalment, per a tancar el triangle, la relació entre Líbia i Japó. I és que ambdues notícies tenen la energia com a denominador comú. El petroli s’encareix -ja ho feia abans de les revoltes del nord d’Àfrica- i les nuclears no només no són una alternativa, sinó que són un problema. Ho són perquè ens ajuden a embrutar el planeta, i ho són perquè tenen un efecte miratge sobre la cultura consumista imperant a la societat. Les guerres pel petroli són el camí que la societat sostenible no ha d’agafar.

Enllaços d’aquest article:

Manifest de la plataforma aturem la guerra del 20 de març en contra de la violència al nord d’Àfrica.

Entrevista a Yuli Andreyev que afirma que no hi ha organismes neutrals a la indústria atòmica.

Informació actualitzada de la catàstrofe nuclear al Japó. Al web Ecodiari.cat.

Informació actualitzada de la catàstrofe nuclear al Japó. Al web de Crisis Energética.

Entrevista a Marcel Coderch, autor del llibre “el miratge nuclear”.

Article de Jordi Calvo, una guerra muy sexy, contra les guerres del petroli.

5 Responses to “No és per anar a la guerra que ens retallen els drets socials”


  1. 1 veroeins 29 Març 2011 a les 4:26

    MICHEL ANDRÉ Catástrofe en Japón
    El abandono de Japón

    MICHEL ANDRÉ 29/03/2011

    Desde el conocimiento parcial que ofrecen la ciencia y las reglas fabricadas de la sociedad moderna, es hora de expresar solidaridad. Japón lleva dos semanas, dos milenios, sufriendo el acoso natural de las tribulaciones de la tierra, que nos va advirtiendo de la fragilidad de nuestro equilibrio construido a golpe de tecnología. La comunicación electrónica nos permite observar, desde la lejanía cómoda, cómo un pueblo aguanta la presión incontrolable de los elementos. Este equilibrio se ha roto.

    Occidente condena más que ayuda. Japón merece otra actitud

    La televisión, los periódicos, los medios en general, se hacen eco de la tragedia natural de una civilización que, quizá, solo acaba de empezar. Los medios occidentales, no los insulares nipones. Japón es digno. Japón es mesura. Siempre lo ha sido. En su forma de comer, de moverse, de respetar, de mirar, de no pedir, de aceptar… de aceptar y reaccionar con dignidad.

    En uno de los momentos más difíciles de su historia moderna, se enfrenta, además de a la pérdida de miles de sus ciudadanos, la necesidad de reconstrucción y la situación en jaque de su economía, a la mirada de Occidente. “Occidente”, que huye del navío a la primera sacudida y alarma nuclear contemporánea. Las acusaciones y las demandas de dimisión no han tardado en florecer… alimentadas por una necesidad de condenar más que de ayudar. Hasta que llegue el momento en que las ratas, unos mamíferos listos e instruidos en el arte de la colonización, estimen que se puede volver a un país limpiado de todo rastro de “peligro”.

    Japón, como cualquier otro lugar en el mundo, pero más que otro por la dignidad que muestra en el drama del cual somos testigos, merece otra actitud por nuestra parte. Nuestra mirada, grabada y retransmitida, les afecta. Los mensajes por vía electrónica no les pueden devolver gasolina o limpiar agua contaminada, pero tampoco pueden ser vínculos de catastrofismo morboso y motivos de alarma desmesurada. Nos leen. No tienen tiempo de contestar, tienen otras prioridades, pero nos leen… Y este dolor no es necesario.

    Es tiempo de darse cuenta que Japón, unos de los países más previsores y medidos, refleja nuestra limitación en prever lo imprevisible. Por ello, ¿se le debe de dar la espalda, de aprovechar las fugas nucleares para condenar su economía?

    Es tiempo de que las ratas nos solidaricemos, que afrontemos nuestra realidad, que es la de Japón, la de Libia, la de África, la de India y la de todo nuestro planeta, y que entendamos que la mesura es la única vía de salvación económica, social y moral que tenemos por delante.

    .

    Michel André es profesor y director del Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC)

  2. 3 veroeins 4 Abril 2011 a les 0:09

    ESTATS UNITS: A LA VORA DEL PRECIPICI

    EE UU está a punto de superar el techo de endeudamiento sin cuentas para 2011

    SANDRO POZZI 03/04/2011
    EL País

    Estados Unidos juega con fuego. La capacidad de endeudamiento del Gobierno federal está al límite y las agencias operan desde hace seis meses con un presupuesto de emergencia. Y si los legisladores en el Capitolio no aparcan sus diferencias ideológicas pronto, no hará falta que Moody’s o Standard & Poor’s rebajen la nota crediticia para que se desencadene un “verdadero caos”.

    El Tesoro calcula que puede alcanzar el límite de deuda a partir del 15 de abril

    Jamie Dimon alerta: “Pulsar ese botón será catastrófico e impredecible”

    Los republicanos quieren recortes de 33.000 millones en las cuentas públicas

    La última prórroga del presupuesto vence el próximo viernes, 8 de abril

    Es la expresión que utilizó el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, para exponer la gravedad de la situación en sus últimas comparecencias ante el Congreso. Y atendiendo a lo dicho por Timothy Geithner, secretario del Tesoro, ya se estaría rozando la línea roja. Su departamento espera que entre el 15 de abril y el 31 de mayo se supere el techo de endeudamiento, fijado hace un año en 14,3 billones de dólares.

    La escalada en la última década ha sido espectacular si se compara con el agujero de 5,7 billones de 2000. De ahí subió a 10,7 billones con George Bush. Ahora roza el 100% del PIB. Pero si ese techo no se eleva de nuevo, el Tesoro no tendrá capacidad para pedir prestado y no estará en condiciones de pagar las facturas pendientes, a no ser que adopte drásticos recortes de gasto.

    En la práctica, el Tesoro se verá obligado a pagar intereses más altos por la deuda y eso provocará que se agrave más el déficit, que va camino de tocar los 1,6 billones de dólares (10% del PIB). A esto habría que sumar la pérdida de confianza de los inversores ante la incapacidad de Washington para mantener el orden en casa, lo que podría hacer aún más daño al dólar y obligar a subir tipos.

    Bernanke insiste en que no se puede rebasar ese límite ni siquiera 20 minutos. El caso de la Europa periférica muestra hasta dónde puede llegar el castigo cuando los mercados dudan de la integridad fiscal de un país. Y aunque el debate presupuestario está teniendo lugar lejos del ciudadano, la repercusión de un fracaso en la vida diaria de los estadounidenses será significativa.

    El tiempo se echa encima, y eso pone nervioso a Jamie Dimon, consejero delegado de JP Morgan Chase. “Si alguien quiere pulsar ese botón, será catastrófico e impredecible; por eso pienso que están locos”, dijo el banquero ante la Cámara de Comercio, el principal lobby de los negocios en Washington. Más presión, por tanto, sobre la Casa Blanca y el Congreso. Lo que preocupa a Wall Street es que en Washington, y en particular en la bancada republicana, se vincule la necesidad de elevar el límite de endeudamiento al recorte del gasto público. El ala conservadora, agitada por el movimiento del Tea Party y con la mayoría en la Cámara de Representantes, se siente con fuerza para plantar cara a la oposición demócrata.

    Es el nuevo equilibrio de poder que se vive tras las legislativas de noviembre. Bernanke comparte que se hagan los cambios necesarios en el presupuesto para reducir el déficit. Pero pide que no se confundan las prioridades a largo plazo de disciplina fiscal con el reto económico inmediato. Era su manera de decir que ese techo debe elevarse para que la recuperación no se trunque.

    La batalla no es nueva y toma cuerpo cada vez que el Congreso de EE UU trata de dar forma el presupuesto. Esta vez lo que marca la diferencia es el clima político y la irrupción del Tea Party, que no duda en usar el límite de gasto como rehén para forzar una reforma del Medicare (asistencia sanitaria pública a jubilados), del Medicaid (a personas vulnerables) y de la Seguridad Social (pensiones).

    Uno de los más visibles es el senador Marco Rubio, que ya ha dicho que votará contra la elevación del techo de gasto. Para defender sus argumentos, la estrella del Tea Party recordó que Barack Obama adoptó una posición similar contra la iniciativa del republicano George Bush cuando el ahora presidente era senador en 2006. Le apoya sin fisuras Michele Bachmann, que considera el trámite como “una licencia al Congreso para seguir gastando”.

    Este choque está provocando que el Gobierno de EE UU, la mayor corporación del mundo, opere desde octubre con un presupuesto limitado que se prorroga cada dos semanas. El viernes día 8 expira la última extensión, concebida para dar margen a la negociación y para llegar a un consenso que permita aprobar el paquete de gasto para los seis meses que quedan del ejercicio 2011.

    El vicepresidente Joe Biden intervino el miércoles en un intento por mover las cosas y cerrar la brecha cuanto antes. Se reunió con los líderes del Partido Demócrata en el Senado, donde tiene la mayoría. “Estamos trabajando en el mismo número. Pero, evidentemente, hay diferencias en la composición de esa cifra; qué debe incluir y qué no”, precisó tras el encuentro. Esa cifra son 33.000 millones. La Cámara de Representantes ya adoptó un presupuesto que contempla recortes por valor de 61.000 millones para 2011, que fue bloqueado por el Senado. Con las dos últimas extensiones se lograron ahorros de 10.000 millones. Ahora los republicanos quieren una concesión de 23.000 millones más, que podrían ser aceptados por Obama.

    Robert Bixby, de la Concord Coalition, compara el choque con la pelea de los tres chiflados en el asiento trasero de un coche que se acerca al precipicio. Por eso pide al Congreso y al presidente Obama que lleguen cuanto antes a un compromiso sobre el presupuesto para lo que queda de 2011 y encaren “con seriedad” el debate sobre la reforma fiscal que necesita el país a largo plazo.

    “Estamos intentando dar con una fórmula en la que todos estemos cómodos”, dijo el republicano Harold Rogers, pero eso llevará algún tiempo. El líder de la Cámara de Representantes, John Boehner, añade que “nada estará cerrado hasta que todo esté acordado”. Pero sabe que ese recorte será el mayor en la historia de EE UU y mira a lo que puede conseguir en el de 2012.

    La división también alcanza a los ciudadanos. Cuando se les pregunta quién está afrontando mejor el debate, el 46% responde a favor de Obama y los demócratas. El 45% se alinea con los republicanos. También es cierto que los progresistas, cuando dominaban las dos cámaras, ya fueron incapaces de aprobar el presupuesto.

    Como dice Biden, “no hay razón para que, con todo lo que está pasando en el mundo y con el estado de la economía, no evitemos la parálisis del Gobierno”. Pero si no hay algún tipo de acuerdo para el 8 de abril, Washington empezará a cesar actividades no esenciales, con lo que se volverá a una situación muy similar a la que vivió Bill Clinton hace 15 años.

  3. 4 veroeins 8 Abril 2011 a les 3:48

    Obama: “La maquinaria del cierre del Gobierno ya está empezando a moverse”
    Demócratos y republicanos fracasan en un nuevo intento de salvar sus diferencias presupuestarias antes de que venza hoy el plazo que provocará la suspensión de al menos 800.000 puestos de trabajo

    DAVID ALANDETE | Washington 07/04/2011

    “La maquinaria del cierre del Gobierno ya está empezando a moverse de forma inevitable”, ha anunciado el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama tras la última reunión con el partido republicano esta madrugada española. La frase puede parecer dramática, pero casa bien con el clima que han generado en Washington las frenéticas negociaciones a pocas horas de que venza el plazo para la aprobación del presupuesto de la Casa Blanca del año fiscal 2011, que ha quedado congelado por la Cámara de Representantes del Congreso, donde tienen mayoría los republicanos. De no llegar a un acuerdo entre hoy y mañana, este fin de semana se paralizará el Gobierno, lo que obligará a la suspensión temporal de trabajo y sueldo de 800.000 funcionarios no esenciales y al cierre de los servicios públicos que no sean de urgencia, como los parques nacionales o museos públicos.

    Después de la tercera reunión en 24 horas con los republicanos, infructuosa de nuevo, Obama ha anunciado que el acuerdo entre partidos es imprescindible para evitar un colapso de los servicios públicos: “Espero una respuesta [de los republicanos] por la mañana. Y mi esperanza es la de poder anunciar relativamente pronto al pueblo de EE UU que el cierre se ha evitado”.

    Obama aún guarda la esperanza de llegar a un acuerdo “que implique recortes significativos en una amplia variedad de categorías”, pero que preserve la mayor parte de las inversiones en asuntos como la educación, la innovación y la investigación.

    Entre jueves y viernes se han producido varias reuniones entre Obama, el presidente de la Cámara, el republicano John Boehner, y el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid. Los conservadores han condicionado la aprobación del presupuesto del Gobierno de Obama a diversas concesiones políticas en materias como la financiación pública de algunos casos de aborto o las leyes medioambientales. “Este debate se ha vuelto ideológico”, ha dicho el senador Reid en una conferencia de prensa desde el Capitolio.

    Segundo cierre en 20 años

    Si no se aprueba el presupuesto hoy, el Gobierno deberá cerrar por segunda vez en dos décadas. Ya lo hizo en 1995, cuando Bill Clinton era presidente y el republicano Newt Gingrich lideraba la mayoría conservadora de la Cámara de Representantes. Según las encuestas, la insatisfacción popular generada por aquel cierre acabó beneficiando políticamente al presidente Clinton, que fue reelegido un año después. Los republicanos le han ofrecido a Obama aprobar un presupuesto temporal de un año para el Pentágono y una extensión de una semana del presupuesto existente para las demás partidas del Gobierno.

    El presidente ha anunciado que vetará una medida de ese tipo. “Una ley semejante sería una distracción del trabajo que verdaderamente necesitamos, aquél que nos unirá en un compromiso razonable para financiar el resto del ejercicio fiscal de 2011 y prevendrá el cierre del gobierno federal, algo que pondría en riesgo la recuperación económica de la nación”, ha dicho la Casa Blanca en un comunicado.

    La negociación se desarrolla mientras una encuesta divulgada ayer señala que la mayoría de los estadounidenses desaprueba la gestión del presidente Barack Obama en la economía y el déficit presupuestario, y su popularidad ha bajado en medio de crecientes necesidades económicas. El sondeo del Centro de Investigación Pew especifica que el 59% de los consultados rechazó la gestión de Obama del déficit federal, mientras que el 56% desaprobó su labor en la economía.

    Pese a las señales recientes de crecimiento económico, los estadounidenses, en general, tienen una postura negativa en torno al rumbo de la economía nacional. Así, el número de ciudadanos que califica como “pobres” las condiciones económicas ha aumentado del 42% en febrero, cuando se hizo una encuesta similar, al 53% en la actualidad.

    http://www.elpais.com/articulo/internacional/Obama/maquinaria/cierre/Gobierno/empezando/moverse/elpepuint/20110407elpepuint_23/Tes

  4. 5 Miquel 29 Abril 2011 a les 10:58

    Dos articles que expliquen el cost de la guerra. Un a espanya i l’altre a ianquilàndia:
    http://www.libertaddigital.com/economia/la-guerra-de-libia-duplicara-el-coste-inicial-previsto-por-el-gobierno-1276418225/
    http://www.cotizalia.com/noticias/2011/coste-guerra-libia-tomahawk-misil-millon-20110322-66489.html

    I una reflexió anònima:
    No sé si sabe, que sucede cuando se tiran muchos misiles sobre un país.
    Básicamente se regresa a ese país a una situación muy precaria, destruyendo
    sus infraestructuras y dejándolo incomunicado con problemas de
    abastecimiento y una gran crisis humanitaria. No importa cual fuera el
    desarrollo que esa nación tuviera, los misiles lo aplastan todo.
    No sé si sabe qué pasa cuando la gente se ve privada de la comida, del agua,
    de la corriente eléctrica, de medicinas…
    No sé si sabe que le pasa a los civiles cuando se crea una facción armada
    golpista y se introducen mercenarios de diversas nacionalidades para allanar
    el camino a la entrada de tropas occidentales.
    No sé si sabe cuál es el comportamiento de los helicópteros y de tropas
    temerosas por su seguridad.
    Pero aunque no lo sepa, seguro que al menos puede imaginarlo. O no?
    No hacen falta muchos méritos profesionales ni académicos para hacer algo
    sencillo: ponerse en el lugar de los otros. Eso es lo que da la claridad
    mental para resolver las paradojas que los medios de propaganda plantean.
    No olviden ver la película “La guerra que usted no ve” de John Pilguer donde
    ahora muchos reconocen sus “errores” de información en la guerra de Irak.
    Sólo que ahora ya da igual; una devastación y crisis humanitaria salvaje, el
    90% de los muertos civiles. Ahora muchos reconocen los errores, pero no los
    reparan, en lugar de eso reproducen el caos en Afganistán, en Libia, en
    Yemen… ¿Le toca ahora a Siria? Mediten un poco sobre esto, por favor.


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s





%d bloggers like this: