ESTATS UNITS A LA VORA DEL PRECIPICI

  1. Tres  articles sobre la situació crítica als Estats Units
    ESTATS UNITS: A LA VORA DEL PRECIPICIEE UU está a punto de superar el techo de endeudamiento sin cuentas para 2011

    SANDRO POZZI 03/04/2011
    EL País

    Estados Unidos juega con fuego. La capacidad de endeudamiento del Gobierno federal está al límite y las agencias operan desde hace seis meses con un presupuesto de emergencia. Y si los legisladores en el Capitolio no aparcan sus diferencias ideológicas pronto, no hará falta que Moody’s o Standard & Poor’s rebajen la nota crediticia para que se desencadene un “verdadero caos”.

    El Tesoro calcula que puede alcanzar el límite de deuda a partir del 15 de abril

    Jamie Dimon alerta: “Pulsar ese botón será catastrófico e impredecible”

    Los republicanos quieren recortes de 33.000 millones en las cuentas públicas

    La última prórroga del presupuesto vence el próximo viernes, 8 de abril

    Es la expresión que utilizó el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, para exponer la gravedad de la situación en sus últimas comparecencias ante el Congreso. Y atendiendo a lo dicho por Timothy Geithner, secretario del Tesoro, ya se estaría rozando la línea roja. Su departamento espera que entre el 15 de abril y el 31 de mayo se supere el techo de endeudamiento, fijado hace un año en 14,3 billones de dólares.

    La escalada en la última década ha sido espectacular si se compara con el agujero de 5,7 billones de 2000. De ahí subió a 10,7 billones con George Bush. Ahora roza el 100% del PIB. Pero si ese techo no se eleva de nuevo, el Tesoro no tendrá capacidad para pedir prestado y no estará en condiciones de pagar las facturas pendientes, a no ser que adopte drásticos recortes de gasto.

    En la práctica, el Tesoro se verá obligado a pagar intereses más altos por la deuda y eso provocará que se agrave más el déficit, que va camino de tocar los 1,6 billones de dólares (10% del PIB). A esto habría que sumar la pérdida de confianza de los inversores ante la incapacidad de Washington para mantener el orden en casa, lo que podría hacer aún más daño al dólar y obligar a subir tipos.

    Bernanke insiste en que no se puede rebasar ese límite ni siquiera 20 minutos. El caso de la Europa periférica muestra hasta dónde puede llegar el castigo cuando los mercados dudan de la integridad fiscal de un país. Y aunque el debate presupuestario está teniendo lugar lejos del ciudadano, la repercusión de un fracaso en la vida diaria de los estadounidenses será significativa.

    El tiempo se echa encima, y eso pone nervioso a Jamie Dimon, consejero delegado de JP Morgan Chase. “Si alguien quiere pulsar ese botón, será catastrófico e impredecible; por eso pienso que están locos”, dijo el banquero ante la Cámara de Comercio, el principal lobby de los negocios en Washington. Más presión, por tanto, sobre la Casa Blanca y el Congreso. Lo que preocupa a Wall Street es que en Washington, y en particular en la bancada republicana, se vincule la necesidad de elevar el límite de endeudamiento al recorte del gasto público. El ala conservadora, agitada por el movimiento del Tea Party y con la mayoría en la Cámara de Representantes, se siente con fuerza para plantar cara a la oposición demócrata.

    Es el nuevo equilibrio de poder que se vive tras las legislativas de noviembre. Bernanke comparte que se hagan los cambios necesarios en el presupuesto para reducir el déficit. Pero pide que no se confundan las prioridades a largo plazo de disciplina fiscal con el reto económico inmediato. Era su manera de decir que ese techo debe elevarse para que la recuperación no se trunque.

    La batalla no es nueva y toma cuerpo cada vez que el Congreso de EE UU trata de dar forma el presupuesto. Esta vez lo que marca la diferencia es el clima político y la irrupción del Tea Party, que no duda en usar el límite de gasto como rehén para forzar una reforma del Medicare (asistencia sanitaria pública a jubilados), del Medicaid (a personas vulnerables) y de la Seguridad Social (pensiones).

    Uno de los más visibles es el senador Marco Rubio, que ya ha dicho que votará contra la elevación del techo de gasto. Para defender sus argumentos, la estrella del Tea Party recordó que Barack Obama adoptó una posición similar contra la iniciativa del republicano George Bush cuando el ahora presidente era senador en 2006. Le apoya sin fisuras Michele Bachmann, que considera el trámite como “una licencia al Congreso para seguir gastando”.

    Este choque está provocando que el Gobierno de EE UU, la mayor corporación del mundo, opere desde octubre con un presupuesto limitado que se prorroga cada dos semanas. El viernes día 8 expira la última extensión, concebida para dar margen a la negociación y para llegar a un consenso que permita aprobar el paquete de gasto para los seis meses que quedan del ejercicio 2011.

    El vicepresidente Joe Biden intervino el miércoles en un intento por mover las cosas y cerrar la brecha cuanto antes. Se reunió con los líderes del Partido Demócrata en el Senado, donde tiene la mayoría. “Estamos trabajando en el mismo número. Pero, evidentemente, hay diferencias en la composición de esa cifra; qué debe incluir y qué no”, precisó tras el encuentro. Esa cifra son 33.000 millones. La Cámara de Representantes ya adoptó un presupuesto que contempla recortes por valor de 61.000 millones para 2011, que fue bloqueado por el Senado. Con las dos últimas extensiones se lograron ahorros de 10.000 millones. Ahora los republicanos quieren una concesión de 23.000 millones más, que podrían ser aceptados por Obama.

    Robert Bixby, de la Concord Coalition, compara el choque con la pelea de los tres chiflados en el asiento trasero de un coche que se acerca al precipicio. Por eso pide al Congreso y al presidente Obama que lleguen cuanto antes a un compromiso sobre el presupuesto para lo que queda de 2011 y encaren “con seriedad” el debate sobre la reforma fiscal que necesita el país a largo plazo.

    “Estamos intentando dar con una fórmula en la que todos estemos cómodos”, dijo el republicano Harold Rogers, pero eso llevará algún tiempo. El líder de la Cámara de Representantes, John Boehner, añade que “nada estará cerrado hasta que todo esté acordado”. Pero sabe que ese recorte será el mayor en la historia de EE UU y mira a lo que puede conseguir en el de 2012.

    La división también alcanza a los ciudadanos. Cuando se les pregunta quién está afrontando mejor el debate, el 46% responde a favor de Obama y los demócratas. El 45% se alinea con los republicanos. También es cierto que los progresistas, cuando dominaban las dos cámaras, ya fueron incapaces de aprobar el presupuesto.

    Como dice Biden, “no hay razón para que, con todo lo que está pasando en el mundo y con el estado de la economía, no evitemos la parálisis del Gobierno”. Pero si no hay algún tipo de acuerdo para el 8 de abril, Washington empezará a cesar actividades no esenciales, con lo que se volverá a una situación muy similar a la que vivió Bill Clinton hace 15 años.EL SEGON ARTICLE D’

2. EL SEGON ARTICLE D’AVUI DIA 8 D’ABRIL . ALT RISC DE DEIXAR AL CARRER A 800 000 TREBALLADORS PÚBLICS I FER ENORMES RETALLADES EN SERVEIS

  1. Obama: “La maquinaria del cierre del Gobierno ya está empezando a moverse”
    Demócratos y republicanos fracasan en un nuevo intento de salvar sus diferencias presupuestarias antes de que venza hoy el plazo que provocará la suspensión de al menos 800.000 puestos de trabajoDAVID ALANDETE | Washington 07/04/2011“La maquinaria del cierre del Gobierno ya está empezando a moverse de forma inevitable”, ha anunciado el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama tras la última reunión con el partido republicano esta madrugada española. La frase puede parecer dramática, pero casa bien con el clima que han generado en Washington las frenéticas negociaciones a pocas horas de que venza el plazo para la aprobación del presupuesto de la Casa Blanca del año fiscal 2011, que ha quedado congelado por la Cámara de Representantes del Congreso, donde tienen mayoría los republicanos. De no llegar a un acuerdo entre hoy y mañana, este fin de semana se paralizará el Gobierno, lo que obligará a la suspensión temporal de trabajo y sueldo de 800.000 funcionarios no esenciales y al cierre de los servicios públicos que no sean de urgencia, como los parques nacionales o museos públicos.

    Después de la tercera reunión en 24 horas con los republicanos, infructuosa de nuevo, Obama ha anunciado que el acuerdo entre partidos es imprescindible para evitar un colapso de los servicios públicos: “Espero una respuesta [de los republicanos] por la mañana. Y mi esperanza es la de poder anunciar relativamente pronto al pueblo de EE UU que el cierre se ha evitado”.

    Obama aún guarda la esperanza de llegar a un acuerdo “que implique recortes significativos en una amplia variedad de categorías”, pero que preserve la mayor parte de las inversiones en asuntos como la educación, la innovación y la investigación.

    Entre jueves y viernes se han producido varias reuniones entre Obama, el presidente de la Cámara, el republicano John Boehner, y el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid. Los conservadores han condicionado la aprobación del presupuesto del Gobierno de Obama a diversas concesiones políticas en materias como la financiación pública de algunos casos de aborto o las leyes medioambientales. “Este debate se ha vuelto ideológico”, ha dicho el senador Reid en una conferencia de prensa desde el Capitolio.

    Segundo cierre en 20 años

    Si no se aprueba el presupuesto hoy, el Gobierno deberá cerrar por segunda vez en dos décadas. Ya lo hizo en 1995, cuando Bill Clinton era presidente y el republicano Newt Gingrich lideraba la mayoría conservadora de la Cámara de Representantes. Según las encuestas, la insatisfacción popular generada por aquel cierre acabó beneficiando políticamente al presidente Clinton, que fue reelegido un año después. Los republicanos le han ofrecido a Obama aprobar un presupuesto temporal de un año para el Pentágono y una extensión de una semana del presupuesto existente para las demás partidas del Gobierno.

    El presidente ha anunciado que vetará una medida de ese tipo. “Una ley semejante sería una distracción del trabajo que verdaderamente necesitamos, aquél que nos unirá en un compromiso razonable para financiar el resto del ejercicio fiscal de 2011 y prevendrá el cierre del gobierno federal, algo que pondría en riesgo la recuperación económica de la nación”, ha dicho la Casa Blanca en un comunicado.

    La negociación se desarrolla mientras una encuesta divulgada ayer señala que la mayoría de los estadounidenses desaprueba la gestión del presidente Barack Obama en la economía y el déficit presupuestario, y su popularidad ha bajado en medio de crecientes necesidades económicas. El sondeo del Centro de Investigación Pew especifica que el 59% de los consultados rechazó la gestión de Obama del déficit federal, mientras que el 56% desaprobó su labor en la economía.

    Pese a las señales recientes de crecimiento económico, los estadounidenses, en general, tienen una postura negativa en torno al rumbo de la economía nacional. Así, el número de ciudadanos que califica como “pobres” las condiciones económicas ha aumentado del 42% en febrero, cuando se hizo una encuesta similar, al 53% en la actualidad.

    http://www.elpais.com/articulo/internacional/Obama/maquinaria/cierre/Gobierno/empezando/moverse/elpepuint/20110407elpepuint_23/Tes

3. I un tercer article. Tot i que demòcrats i republicans van arribar a un acord d’última hora, la situació límit continua

El FMI alerta d’una crisi fiscal als Estats Units potencialment devastador

CLAUDI PÉREZ | Enviado especial a Washington11/04/2011 El País

Con el mundo sacando aún la cabeza de uno de los fracasos más violentos de la vida económica en los últimos cien años, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha abierto hoy su reunión de primavera con un mensaje de optimismo contenido: la recuperación está cobrando ímpetu, aunque el elevado desempleo durará años. Y tras ese mensaje, una retahíla innumerable de riesgos, un sinnúmero de problemas potenciales entre los que destaca uno. La crisis fiscal europea está ahí y ya ha provocado daños serios en algunos países, pero el mayor peligro procede de Estados Unidos: la economía norteamericana tiene “una necesidad particularmente urgente” de atajar sus problemas fiscales “para disipar el riesgo de fuertes fluctuaciones en el mercado de bonos”, destaca el Informe de Perspectivas Económicas del FMI. La incertidumbre sobre la posición fiscal norteamericana, cuya deuda superará el 110% del PIB en 2016 (frente al 90% de la eurozona) puede causar “abruptos incrementos en los tipos de interés” en la deuda pública y “desestabilizar los mercados de deuda globales”. El FMI exige a Estados Unidos medidas urgentes: una “reforma de la tributación” (eufemismo que esconde en realidad una subida de impuestos) y una reforma de la Seguridad Social (en este caso, la reforma significa en realidad sacar la tijera: recortes).

En otras palabras, el Fondo vaticina que los problemas fiscales europeos pueden cruzar el Atlántico más pronto que tarde (QUINA TONTERIA; ELS PROBLEMES SÓN SEUS) , según el análisis de la institución, por norma general mucho más complaciente con Estados Unidos que en esta oportunidad. A lo largo de la crisis fiscal europea, dos países se han beneficiado de los problemas de los países periféricos: Alemania y Estados Unidos, cuyos bonos han pagado tipos de interés muy bajos por el vuelo hacia la seguridad de los inversores. La tesis del FMI es que eso puede cambiar radicalmente en el caso estadoundiense, cuyo Gobiero ha sufrido un vía crucis para aprobar lso Presupuestos.

(tallo aquí on comença a parlar d’Espanya)

0 Responses to “ESTATS UNITS A LA VORA DEL PRECIPICI”



  1. Feu un comentari

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s





%d bloggers like this: