la Xina: nul.la seguretat alimentària

Shangai

The New York Times

maig 2011

Han transcurrido dos años desde que el Gobierno chino, tratando de recuperarse del escándalo internacional que causó la leche materna contaminada con melamina que hizo enfermar a 300 000 bebés y mató al menos a seis, declaró que la seguridad alimentaria es una prioridad nacional. Desde entonces ha amenazado, registrado y detenido a multitud de procesadores de comida sospechosos e incluso ha ejecutado  a dos.

Pero una sobrecogedora serie de escándalos de  seguridad alimentaria sucedidos esta primavera deja claros que los esfuerzos oficiales se están quedando cortos: La mayoría trabaja como pollos descabezdos. No tienen ni idea de cuáles son las grandes enfermedades provocadas por alimentos que deben tratar o cuáles son los principales contaminantes. ” señala Peter Ben Embarek, experto en seguridad alimentaria que trabaja en la Organizción Mundial de la Salud en Pekín.

En las últimas semanas los informativos chinos han anunciado la venta de varios alimentos nocivos: cerdo adulterado con el medicamento clembuterol, que puede causar palpitaciones cardíacas; cerdo comercializado como ternera después de sumergirlo en bórax, un aditivo para detergentes; arroz contaminado con cadmio, un metal pesado; salsa de soja aderezada  con arsénico; palomitas de maiz y setas tratadas con lejía fluorescente; brotes de soja rociados con antibióticos para animales, y vino diluido con agua azucarada y productos químicos.

Hasta los huevos han resultado ser mejunjes artificiales de productos químicos, gelatina y parafina. Los productores tranajan en un entorno salvaje en el que los aditivos ilegales están por todas partes y son rentables. Según los expertos, los fabricantes calculan que las posibilidades de sacar provecho de las prácticas poco seguras superan con creces las de ser descubiertos. El crecimiento explosivo de China ha generado casi medio millón de productores de alimentos. Cuatro quintas partes de ellos cuentan con 10 empleados o menos, lo cual dificulta la supervisión.

Los férreos controles políticos del país garantiza que no exista ningún grupo de consumidores poderoso que promueva activamente una reforma, que presente demandas que castiguen a los productores díscolos o que presione al gobierno para que preste atención a la seguridad de los consumidores. “Básicamente, la gente tiene la sensación que no es seguro comer” afirma Sang Liwei, director de la oficina del Foro Internacional sobre Seguridad Alimentaria de Pekín.

Los chinos, cada vez más cultos, están consternados. Incluso las autoridades estan desconcertadas. “Todos estos problemas horribles de problemas relacionados con la seguridad alimentaria bastan para demostrar que la falta de integridad y el declive moral se han convertido en un problema grave” decía el primer ministro Wen Jiabao, ante miembros del Gobierno a mediados de abril, según The People’s Daily.

0 Responses to “la Xina: nul.la seguretat alimentària”



  1. Feu un comentari

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s





%d bloggers like this: